7472889640_7f8c586706_z

Escribir. Todos sabemos escribir. Nos enseñan en el colegio cuando somos pequeños, igual hasta aprendemos en casa porque nuestros padres pretenden que vayamos un paso por delante del resto. Escribir. ¡Eso lo hace cualquiera! Pero qué difícil es.

En un mundo donde nos pasamos mucho tiempo recibiendo impactos visuales a través de Internet, leyendo contenidos ajenos y redactando frases breves ¿te has parado a pensar en cuánto tiempo hace que no escribes algo más que un ‘tuit’, o una entrada de cuatro líneas en Facebook…?

Escribir, al igual que sucede con las matemáticas, si no se practica se olvida.

Pero redactar contenido interesante eso sí es una odisea. En publicidad, en periodismo, por puro placer… Conlleva esfuerzo, tiempo, ganas, ingenio, leer a otros, ser crítico, amar las palabras, jugar con ellas, pensar en ese desconocido que es el lector, humildad para no creerte ‘importante’ si alguien decide comentar o compartir un texto que firmes.

Escribe y relee lo que has escrito varias veces, ése es mi humilde consejo de hoy. ¿Los halagos? ¿Las críticas? Léelas y recuerda que siempre habrá alguien mejor o peor que tú.

Puede que también te guste...